Por qué lloras Barack?

2

12/16/2012 per jformiguera

de Jordi Formiguera Macià

Ayer un gran amigo me preguntaba: “¿Te crees las lágrimas después de la catástrofe de Connecticut?” Me hizo pensar, pero él sin ninguna duda sentenció: “son lágrimas de cocodrilo”. Hoy pienso que Obama se emocionó con sinceridad y que con el drama de las familias, aún caliente entre sus manos, se planteaba seriamente su propio discurso, aquél en el que pide una reflexión acerca de estos desastres cíclicos que se producen en EEUU.

Pero ¿qué puede ocurrir cuando el tiempo enfríe la tragedia? Las cifras del negocio armamentístico en EEEU son escalofriantes, vergonzosas, indignantes, además de repugnantes y asquerosas. Los últimos datos oficiales, del 2011, recogen que las ventas se triplicaron en ese año respecto al anterior, llegando sus ventas al extranjero a los 66.300 millones de dólares (52,960 millones de euros). Lo que supone el 78% del número de ventas en el mundo! Siendo sus principales clientes las “democracias” más reconocidas del planeta, los grandes abanderados de los Derechos Humanos: Árabia Saudí, Emiratos Árabes y Omán.

En el mercado interior, las recientes cifras publicadas después de los asesinatos en el colegio de Connecticut, hablan de la existencia de 300 millones de armas en todo el país (recordemos que en EEUU viven 315 millones de personas), lo que supone que hay 89 armas por cada 100 habitantes. Lo que deja en evidencia que en el mercado interior el negocio de la venta de armas también es un pilar de la economía norteamericana.

Son muchas las voces que hablan de la necesidad de un replanteamiento en la regulación de esta materia en la considerada gran democracia del mundo, las mismas que abrieron el debate tras la masacre en el Instituto Columbine (1999) o las de las universidades de Arkansas (2000), Ohio(2002) o Virginia (2007), o la más reciente en un cine de Colorado (2012), por citar sólo algunos ejemplos. Algunas de esas voces proceden de grandes medios de comunicación estadounidenses como The New York Times, The Washington Post o Los Angeles Times. Pero la cruda realidad es que  la mayoría de esos planteamientos que incitan a la reflexión en relación a esta materia provienen del exterior, ya que , a pesar de las cifras, más del 70% de los ciudadanos de USA están a favor del uso y posesión de armas como herramienta para la defensa personal, en un país donde la segunda enmienda de la Constitución recoge ese derecho:  “Siendo necesaria una milicia bien ordenada para la seguridad de un Estado libre, el derecho del pueblo a poseer y portar armas, no será infringido”. 

En este contexto, el presidente Barack Obama está en su derecho de dirigirse al país, condenar lo sucedido y llorar, sean sus lágrimas reales o de cocodrilo, pero una vez hecho esto le llega el momento de actuar. Él, considerado por mucho un verdadero líder político, debe coger el toro por los cuernos y tomar decisiones. Es de sobras conocido que su margen de maniobra es limitado y que las decisiones trascendentes se toman en el Congreso y el Senado, pero su papel como Presidente debe ser trabajar para que ambas Cámaras actúen y modifiquen una legislación demasiado condescendiente en este ámbito.

Por otro lado, si Obama está atado de pies y manos, si no es capaz de hacer frente al poderoso e influyente lobby armamentístico o no se atreve,  si lo que se plantea es una reforma tímida de cara a la galería, entonces le pediría que fuera a Newton, se sentara con las famílias y les dijera: “Comparto vuestro dolor y entiendo la gran pérdida que habéis sufrido. Yo soy un títere en el teatro del poder norteamericano, gobierno sin gobernar, no pinto nada y soy incapaz de enfrentarme a los grandes lobbys de este país y las voces que consideran que el asesinato es cultura. Lo siento. No soy nadie, la política no existe. Ah, por cierto… desde hoy, si queréis,  llamadme cocodrilo”

Anuncis

2 thoughts on “Por qué lloras Barack?

  1. maribel ha dit:

    Genials les paraules del president cocodril

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: