El domingo después del domingo

2

12/02/2012 per jformiguera

de Jordi Formiguera Macià

Hoy hace una semana, el señor M se levantó por la mañana con la intuición que iba a vivir una jornada histórica que, incluso quizá, iba a ser escrita en los libros de historia (esos en los cuales, según algunos, los catalanes manipulamos y explicamos la realidad a nuestro antojo) como un segundo episodio, tras la manifestación del 11 de septiembre, hacia un nuevo estado propio y/o hacia un nuevo estatus de Cataluña en España, Europa y el mundo.

Una semana después aún sigue en cierto estado catatónico e intentando superar su desencanto. Es consciente que, aunque algunos intenten convencerle que las votaciones muestran algunas evidencias y ciertos avances hacia un cambio en Cataluña, como la mayoría soberanista del Parlamento y el apabullante apoyo a los partidos partidarios del derecho a decidir, la realidad es que no ha habido ni jornada histórica, ni ningún fin de ciclo, ni tampoco ningún giro radical hacia nada y que si se escribe algo en los libros será como anécdota o como reflejo de un análisis sociológico erróneo.

Observa la situación con cierta frialdad y llega a la conclusión que su querida patria, es hoy, después del 25N, más difícil de gobernar, con un Presidente y un futuro Gobierno mucho más débil que el anterior, con una mayor fragmentación y con la incertidumbre de saber si esta situación permitirá hacer frente a los grandes retos económicos y, sobretodo, a los brutales recortes que se avecinan. Sabe que este contexto también comporta una menor fortaleza ante cualquier negociación en relación al estatus de Cataluña en España y Europa, tanto en Madrid como en Bruselas, como en el cualquier lugar del mundo donde haya que negociar estos temas.

Interpreta que socialmente el resultado es un mejor reflejo de la realidad catalana y que la fragmentación política es reflejo,también, de una mayor y mejor pluralidad, pero eso no le consuela, ya que, sería una falacia negarlo, para él fue un verdadero pinchazo en el corazón del globo al que había decidido subirse y en el suyo propio. Soñó que estaba subido en el de Felix Baumgartner y que se encaminaba hacia parajes desconocidos pero apasionantes, con riesgos superables gracias a la fortaleza y la valentía y que aterrizaría de pie, junto a tantos otros, para construir algo nuevo y diferente.

Hoy, el domingo después del domingo, al despertarse, se ha descubierto con un globito de feria en las manos que no le permite volar. Duda en dejarlo escapar y perderlo de vista en el horizonte, ganas no le faltan y le queda poca energía. Tras una ardua reflexión piensa en que, quizá puede volver a ayudar a hincharlo, pero sabe que necesitará ir con cuidado, poquito a poco, puesto que sabe, que aquel globito, en cualquier momento puede explotar.

Advertisements

2 thoughts on “El domingo después del domingo

  1. Niko ha dit:

    Mi pregunta sobre el señor M sería: ¿Le falta aire o ganas para ayudar a hinchar el globo?
    Sin duda, después de pasadas decepciones (tripartitos) y del gran batacazo del pasado domingo, el señor M seguro que se replantea cuál debe ser su papel a partir de ahora. Veremos…

  2. jformiguera ha dit:

    Creo que el señor M irá recuperando la fuerza y la energía poco a poco. Como el gobierno español continuará llevando su relación con Cataluña al límite, será más fácil que vaya recuperando su espíritu y voluntad para el cambio!

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: